Buscar

EL FUTURO ES DE FRENTE Y AL CENTRO…

Cambios de mentalidad, dejar la polarización y la búsqueda de un futuro común para todos los colombianos.



Hace ya varios días nos enfrentamos a una situación sin precedente en Colombia, una anarquía marcada por la protesta social, la manifestación publica y el descontento generalizado de muchas personas ante lo que es la realidad nacional, pero sobretodo ante las expectativas que los jóvenes tienen hacia un futuro. Una reforma tributaria, necesaria a todas luces (no necesariamente esta, pero si fundamental para la sostenibilidad financiera del país), y una reforma a la salud que apenas empezaba a dar los primeros pasos en las cámaras correspondientes, fueron la excusa para tomarse las calles, marchar y arengar sin tregua y en muchos casos violentar cualquier institución, empresa, negocio y/o persona que se pusiera a su paso.

En todo este escenario han aparecido cualquier cantidad de abusos, violencia, maltrato, irrespeto, guerra mediática, molecular, social, etc . Cualquier término que se quiera utilizar y se haya puesto de moda en estos días. No es en este momento donde me quiero referir a lo que pasó, eso será para otro espacio y con diferentes herramientas e informes, pero todo este caos, debe tener al fin y al cabo un norte común, o por lo menos un consenso claro que permita dar salida a esta coyuntura y evitar que esto siga pasando con cada disculpa y cada grito desbordado que se les ocurra en un momento dado.

Para encontrar esa ruta común debemos primero entender la necesidad de los jóvenes, un país con mayores oportunidades, con una oferta educativa más profunda y con proyección al futuro del mercado laboral que será necesario en Colombia, pero con miras aprovechar y abrir posibilidades en mercados internacionales para esto será necesario:

  • Definir un plan competitivo de Colombia en el contexto internacional, esas ventajas competitivas que tenemos en diversos sectores y donde podemos de una manera fácil, rápida y estable posicionar productos de origen en mercados importantes del mundo y acá dejamos algunos ejemplos:

  • El aguacate Haas ha incursionado en mercados importantes y ha logrado 10.000 toneladas en el 2020 y con expectativas de 13.000 a 15.000 para este 2021.

  • Servicios de tecnología para empresas multinacionales, esto no nace con la aparición de Daniel Quintero en Medellín, esta es una idea de hace muchos años cuyos inicios fueron los call centers que se impulsaron en la ciudad a principios de este milenio y esto ha evolucionado a tener expertos tecnológicos en diferentes aplicaciones y sectores de las TICs que pueden con un mayor impulso desplegar una estrategia de penetración de mercados no solo en Norteamérica (como se hace hoy) sino también en Europa (pero hay que romper la barrera del idioma) y en Centro y Latinoamérica donde existen varias empresas que ya tienen operaciones importantes y es que de acuerdo a Procolombia las ventas de estos servicios se incrementaron un 27% en el 2020 y son un eje fundamental de la llamada reactivación económica.

  • Caso aparte es el tema del petróleo y la conveniencia o no de hacer fracking y la explotación de metales preciosos que también merecen un debate, pero aún allí hay tela de donde cortar, eso si, es imperativo que la minería sea legal y sostenible y para eso se requiere muchísima participación de la educación, compromiso de las empresas y la seguridad que solo el estado puede brindar.

  • La economía naranja, Colombia tiene un gran potencial para llevarla a todo el mundo, ser mecanismo de impulso social, de crecimiento del alma del país y de la fuerza de expresión personal y colectiva que mas allá de cualquier tinte político, histórico o de cualquier genero literario, musical, cinematográfico, transmita la esencia de un país que no se rinde, que a pesar de todos los problemas, lo único que nos define es “PONERNOS DE PIE Y SEGUIR ADELANTE, CON MÁS TESÓN QUE ANTES’.

  • El cannabis se está tomando el mundo, y nosotros que padecimos todo en la época que era prohibida, pues ahora debemos buscar ser la potencia mundial en el desarrollo, cultivo y exportación de productos con base en este compuesto, porque según cuentas la nuestra es de las mejores y no nos debería dar vergüenza de hacer propaganda al respecto.

  • Otras exportaciones tradicionales y no tradicionales, en el agro, en los servicios de salud, en plantas autóctonas, pero el principal potencial es a los servicios turísticos de los cuales somos potencia, pero con una real PAZ.

  • Para esto debemos reformar la educación, que deje de ser un centro de adoctrinamiento de políticas y que sean templos de conocimientos orientados a la practicidad y perfeccionamiento de algunos oficios y la puerta de entrada a una educación superior de calidad y que le abra las puertas a aquellos que la quieran aprovechar tal y como el gobierno lo había planteado en la reforma tributaria y como se ratificó días después. Fecode debe ser una entidad propositiva, buscando la vanguardia en las mejores prácticas educativas a nivel mundial, proponiendo metodologías y buscando como adecuarlas a las particularidades del país, una entidad que jalone las iniciativas del gobierno y no que sirva a oscuros intereses que solo buscan im poner condiciones jugando con el futuro de nuestros niños.

  • La reforma a la justicia es urgente, Colombia es un país donde la justicia nunca llega, donde los presos no terminan, donde las víctimas no encuentran consuelo sino que son revictimizadas una y otra vez y por eso es más fácil hacer justicia por mano propia que confiar en el estado.

  • NO a subsidios de desempleo que alimenten la inactividad y la pasividad, eso solo esclaviza a las personas a una entrada mínima, si a las oportunidades de aprendizaje, emprendimiento, empleabilidad etc, todo aquello que implique a las personas facilidades para poder ser y hacer, no solo para existir y limitarse.

  • Una reforma al estado, no podemos tener personajes indolentes en aquellos estamentos que deben guiar al país en discusiones de futuro y no en peleas del pasado, aquellos del Whisky en plena sesión, o los que ni asisten a las mismas, aquellos que solo buscan confrontaciones con el opuesto político y esos que nos les alcanza el sueldo para la gasolina de las camionetas blindadas que les da el estado, Elk congreso debe ser de personas altivas, ejemplares, honestas y responsables, que entiendan lo que se juegan cada día, aquellos que no son capaces de robar un lápiz porque son conscientes de lo escasos de los recursos que tenemos en el país, o los que llaman a la desobediencia, al caos o a la violencia porque allí es donde los vándalos obtienen su poder, porque sus ideas están mandadas a recoger, su vida es un monumento a la deshonra y su ser vale solo para reinar y no para crear.

  • Mejorar las entidades del estado que se encargan de la protección de la niñez que ayuden a disminuir y controlar el maltrato infantil y la violencia intrafamiliar, solo así podemos disminuir la esencia tan violenta que existe entre nosotros y que aparece cada vez que de violencia se trata.

  • Pero el cambio fundamental reside en nosotros, llego el momento en que tomemos desiciones pensadas y adecuadas al futuro que queremos, no podemos seguir votando por el miedo a la izquierda o por que no nos gusta la derecha, no podemos votar por ideas radicales y absolutas, eso es solo dejar la puerta abierta para que cualquier politiquero de pacotilla se aproveche de cualquier razón para incitar a la paralización del país acarreando pérdidas en vidas (porque siempre las hay) de cualquier bando, perdidas económicas, que normalmente afectan más al débil y vulnerable, bloqueos que atentan contra los derechos fundamentales como la salud, la alimentación y hasta la vida (lo hemos visto con el desabastecimiento de oxígeno en plena pandemia y la indolencia de aquellos que lo convocaron. Debemos dejar atrás la polarización y para eso es necesario buscar nuevos horizontes, candidatos con ideas de progreso (no necesariamente progresistas) intachables, y sobretodo que entiendan que ellos están para servir al pueblo y no para ser servidos por él (perdón si algún magno - ego se siente contrariado con esta afirmación). No es el momento de la derecha ni de la izquierda, no es el momento de mirar siempre con el espejo retrovisor y criticar por siempre los acuerdos de paz, las negociaciones con los paramilitares, y de olvidar a millares de víctimas que deben seguir siendo importantes en nuestro colectivo, en nuestra esencia y en la memoria de lo que fue y nunca debió ser, de todo el dolor que nos han hecho sentir, pero de lo que no podemos alimenta el futuro, porque necesitamos pensar para adelanta y seguro que para dejar este país de “mamertos” o “paracos” debemos seguir por el centro, en una figura que deje atrás esos rótulos y que permita seguir para adelante, pero por el centro.

PD, Las expresiones mas radicales de izquierda y derecha seguirán siendo importantes en nuestra institucionalidad, como elementos de control político, como alternativas de poder a futuro “(y de verdad espero que nunca sean radicales, de esos ejemplos tenemos mucho acá adentro o sino ver al vecino) como los limites donde el péndulo de la razón oscila, porque todos tenemos la posibilidad de crear por el bien del país y tener la grandeza de pensar en un mejor futuro.


87 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo